IDEA BRILLANTE Nº 2: HÁGASE LA LUZ

La luz natural como protagonista

LE34 es una empresa danesa de topografía fundada en 1900 que ha tenido un papel importante en el desarrollo del país a lo largo de los años. En enero de 2016, se trasladó a sus nuevas oficinas en el distrito de Katrinebjerg de Aarhus, Dinamarca. La mayoría de los edificios de esta zona conocida como "ciudad de la informática" son propiedad de FEAS, una empresa inmobiliaria vinculada a la Fundación de Investigación de la Universidad de Aarhus.

El estudio de arquitectura Vision Arkitekter se encargó de diseñar el proyecto, dirigir la obra y supervisar la reforma de las oficinas. "Siempre es interesante trabajar con un edificio tan antiguo, pues hay que buscar y conseguir el mejor diseño interior posible e integrarlo en los parámetros existentes", explica Morton Lovén, arquitecto y director de obras de Vision Arkitekter.

Diseñar las nuevas oficinas de LE34 suponía un reto para el arquitecto, pues tenía que convertir el interior de un edificio construido a mediados de los años ochenta en un espacio bien iluminado y moderno. La principal fuente de luz era una gran fachada de cristal en la parte frontal del edificio, y las ventanas de tamaño medio que estaban repartidas a lo largo de los muros exteriores no podían hacerse más grandes. "Teníamos que trabajar en un marco y con una fachada que no podíamos cambiar, y conseguir proyectar al máximo la luz hacia el interior del edificio", explica Lovén.

A la vista de los retos que planteaba el espacio de oficinas, el arquitecto tenía que buscar una solución que contrarrestara la pobre distribución de la luz. ROCKFON Blanka®, con sus excelentes propiedades de reflexión de la luz, ayudó a aumentar la circulación de la luz que entraba por la fachada y las ventanas, haciendo así realidad la visión de un interior espacioso y diáfano.

Adaptándose a la distribución espacial existente, se decidió crear unas instalaciones compartidas en el centro del espacio con oficinas de planta abierta repartidas por todo el perímetro exterior del edificio, para aprovechar mejor la luz. Según explica Morten Lovén, “Teníamos que encontrar la mejor solución posible para integrar ciertas instalaciones en el interior y en todo el perímetro.”

ROCKFON Blanka se adaptó a la perfección a la estructura existente del edificio y los cantos en Z ayudaron a conferir una sensación de profundidad a las oficinas. Tal y como confirma Lovén, ROCKFON Blanka se escogió por sus “prestaciones acústicas, su excelente reflexión de la luz y su color blanco aterciopelado.”

 

 VER EL VIDEO DEL PROYECTO