Edificios más sanos para personas más sanas

1 January 1

Nuestro bienestar se ve comprometido si la calidad del aire de los edificios es baja. En este artículo, destacamos algunos de los factores clave que afectan a la calidad del aire interior y lo que se puede hacer para mejorarla.

Materiales sostenibles y reciclados para mejorar el ambiente interior

La pandemia de COVID-19 ha aumentado la importancia del bienestar para todos nosotros, y los espacios interiores desempeñan un papel importante en este sentido. Destacamos algunos de los factores clave que causan la insalubridad en los edificios y lo que se puede hacer para cambiarla.

¿Cerrar la puerta a la contaminación? No lo creas... 

Podemos pensar que cerrando las puertas y ventanas dejamos fuera de nuestra casa todos los efectos nocivos de la contaminación, pero la realidad es muy distinta. La calidad del aire interior puede ser a menudo peor que la del exterior (EPA, 2021), lo cual es especialmente preocupante ya que, según Klepeis et al. (2001), pasamos más del 90% de nuestro tiempo en el interior. Es esencial para nuestra salud y bienestar que nos centremos en una buena calidad del aire interior.  

Conoce a tu enemigo, conócete a ti mismo 

Como escribió Sun Tzu en el libro "El arte de la guerra", "si conoces a tu enemigo y te conoces a ti mismo, ganarás cien batallas sin perder". Hay que conocer las causas profundas para resolver el problema. 

Hay tres culpables principales. En primer lugar, las emisiones procedentes de combustibles para la cocina y la calefacción pueden ser una causa muy fuerte de contaminación interior capaz de provocar efectos adversos importantes. En segundo lugar, una mala depuración del aire puede favorecer la proliferación de hongos y bacterias, lo que puede provocar una mala calidad del aire interior. Por último, los compuestos orgánicos volátiles (COV) que se emiten en forma de gases desde la superficie de los materiales de construcción, las pinturas, los barnices, los productos de limpieza y los muebles tienen una serie de efectos perjudiciales para la salud.  

¿Aún no estás convencido? 

Los efectos sobre la salud de una mala calidad del aire interior pueden variar desde bajos niveles de concentración y fatiga hasta la muerte prematura. Puede repercutir en nuestro funcionamiento cognitivo y provocar una reducción de la productividad. El impacto de los COV puede provocar irritación del aire y de la garganta, náuseas y dolores de cabeza (OMS, s.f.).  

Los estudios han demostrado que las puntuaciones cognitivas pueden ser un 101% más altas en los edificios que han invertido en una buena calidad del aire interior y en una mejor ventilación (Allen J., et al., 2016). La inversión no solo dará lugar a personas más sanas y felices, sino que puede tener un impacto económico directo. Los empleados altamente comprometidos pueden mejorar el rendimiento de la empresa hasta en un 30% y 3 de cada 4 propietarios de edificios afirman que los edificios saludables pueden ser alquilados más fácilmente.

Soluciones para un mejor ambiente interior  

La mejora de la purificación del aire y la selección de materiales naturalmente resistentes a los hongos y al moho pueden mejorar considerablemente la  calidad del aire interior. También puede ayudar el hecho de apostar por un buen tejido de construcción que proporcione un aislamiento eficaz y una buena filtración del aire.

Las emisiones de COV de los productos de construcción están reguladas en muchas partes del mundo, como California y Europa. Sin embargo, hay más productos que van un paso más allá, imponiendo límites más estrictos a las emisiones del aire interior y fomentando un ambiente interior aún mejor. Esto se refleja en las etiquetas suministradas en apoyo de una certificación de sostenibilidad de un edificio como LEEDBREEAM, WELL, HQE y DGNB y son un indicador importante para la evaluación de la sostenibilidad del edificio.  

Los productos Rockfon cuentan con las mejores etiquetas de ambiente interior de su clase, por lo que se puede asegurar del nivel de calidad del aire interior, al seleccionar uno de nuestros productos.

Nuestros productos, dependiendo del mercado y del tipo, pueden tener las siguientes etiquetas 

  1. VOC A+ francés
  2. Cradle to Cradle Silver/Bronze 
  3. M1 finlandés
  4. Blue Angel
  5. Etiqueta danesa de ambiente interior
  6. Certificado de producto de construcción ecológica de Singapur 

Asegurarse de que se seleccionan productos con este tipo de etiquetas es esencial para conseguir un buen ambiente para los ocupantes del edificio y una verdadera inversión de cara al futuro.

Referencias: 

Allen, J., MacNaughton P, et al. (2016) Asociaciones de las puntuaciones de la función cognitiva con las exposiciones al dióxido de carbono, la ventilación y los compuestos orgánicos volátiles en los trabajadores de oficina: Un estudio de exposición controlada de entornos de oficina ecológicos y convencionales. Environmental Health Perspectives [en línea] Disponible en: https://ehp.niehs.nih.gov/doi/10.1289/ehp.1510037 [Consultado en julio de 2021] 

Hay Group, "Employee Engagement", Disponible en: https://www.kornferry.com/uk/solutions/organizational-strategy/employee-engagement  

KLEPEIS, N., NELSON, W., OTT, W. et al. La Encuesta Nacional de Patrones de Actividad Humana (NHAPS): un recurso para evaluar la exposición a los contaminantes ambientales. J Expo Sci Environ Epidemiol 11, 231–252 (2001). https://doi.org/10.1038/sj.jea.7500165 

United States Environmental Protection Agency (EPA), 2021, “Indoor Air Quality” [online], disponible en https://www.epa.gov/indoor-air-quality-iaq/inside-story-guide-indoor-air-quality, Consultado en julio de 2021 

World Health Organisation. (n.d). Air pollution [online] Available at: https://www.who.int/airpollution/en/ , Consultado en julio de 2021