¿Cómo viven las enfermeras el ruido durante su intensa jornada laboral?

1 January 1

Un hospital saludable suena bien. Para celebrar el Día Internacional de la Enfermera, hemos hablado con cuatro enfermeras para saber cómo se sienten a lo largo de un día lleno de actividades, pacientes y compañeros.

Día Internacional de la Enfermera

Los impactos de la contaminación acústica   

La definición de la contaminación acústica es cuando la propagación del ruido afecta negativamente a nuestras vidas y es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los hospitales modernos hoy en día. El entorno hospitalario está repleto de ruidos excesivos procedentes de pitidos, alarmas, máquinas, carros, sistemas de climatización y conversaciones. 

Puede ser perjudicial para los pacientes e irritante para el personal médico. Muchas enfermeras consideran que el ruido les influye negativamente, provocando fatiga, distracción y dolores de cabeza. Un estudio demostró cómo el uso de placas de techo fonoabsorbentes influye en la actitud de las enfermeras, ya que los pacientes sienten un acercamiento positivo por parte de las enfermeras durante su tratamiento. (1) 

Desde la perspectiva de una enfermera 

Las enfermeras pasan mucho tiempo con los pacientes, y esas interacciones influyen en la forma en que el paciente experimenta la atención hospitalaria. El entorno de trabajo desempeña un papel fundamental en la forma en que los profesionales sanitarios pueden acoger a los pacientes y relacionarse con ellos. Cuando las enfermeras tienen un entorno de trabajo bueno y saludable, los pacientes parecen tener una experiencia positiva con los cuidados de enfermería. (2)   

Un entorno de trabajo saludable en los hospitales se entiende como la capacidad de alcanzar los objetivos del centro sanitario al mismo tiempo que se obtiene satisfacción personal de su trabajo.   

Para saber más sobre cómo es un día normal para una enfermera, hablamos con cuatro enfermeras. Tres de ellas trabajan en el departamento de Pediatría y una en el de Oncología. 

¿Puedes describir un día normal para ti? 

Christine: Trabajo en el Departamento de Oncología y suelo empezar mi jornada a partir de las 07:00 horas. Las enfermeras de guardia empiezan el día juntas en un despacho y repasan la lista de pacientes; nos entregamos la información importante y nos asignamos los pacientes entre nosotras.
Somos un gran equipo, trabajamos muy unidas y nos apoyamos mutuamente. Una vez asignados los pacientes, mis subordinados directos se reúnen en un despacho más pequeño, con más tranquilidad para concentrarse, y hablamos de los pacientes con más detalle. Tenemos una pequeña sala de ordenadores donde podemos leer tranquilamente sobre los distintos pacientes y planificar el día. Empiezo con un paciente, esperando a que llegue el médico; le doy su medicación e intento que el ambiente sea cómodo, haciendo que se sienta tranquilo y relajado.   

Camilla: Trabajo como enfermera de pediatría y suelo reunirme a las 07:00 horas. Formo parte de un gran equipo y juntos repasamos las actividades del día y hacemos un plan de acción para la noche. Después de la reunión, suelo llevar los diarios de mis pacientes a la zona de ordenadores y los leo detenidamente.   

Pernille: Trabajo como enfermera pediátrica y mis turnos cambian. Formo parte de un gran equipo en el que trabajamos en colaboración y nos apoyamos mutuamente. Siempre que me reúno durante un día, tenemos una sesión informativa para revisar los pacientes, los nuevos pacientes ingresados y programar el turno. Depende del número de pacientes que tenga, pero leo detenidamente su información para prepararme. Después de discutir el plan del día, llega el médico para informarnos de las posibles altas, los cambios en los procesos o las operaciones que hay que preparar. 

Johanne: Empezamos el día con una reunión informativa para repasar todos los pacientes. Estamos todos reunidos en la misma sala, discutiendo las actividades, las tareas diarias y los nuevos pacientes. Nos repartimos los pacientes entre nosotros y vemos si algún otro departamento necesita ayuda. Varía el número de pacientes que tengo, pero normalmente tengo entre 2 y 4. Tengo que estar presente cuando el médico viene a entregar los resultados o un plan de juego para un niño. El resto del día lo paso dando medicamentos, hablando con los pacientes y preparando a los niños para los tratamientos. 

¿Cuál es la mayor recompensa que obtienes en el trabajo? 

Christine: Me siento muy bien cuando veo que un niño progresa y veo a los padres más tranquilos y relajados al ver que su hijo está cada vez mejor. Hago un trabajo valioso para mejorar la calidad de vida y el bienestar aunque sea una situación horrible. Las pequeñas cosas que hacemos cada día influyen en la vida de las personas.  

Camilla: Puedo ver los progresos, sobre todo la alegría que llena a los niños y a sus padres cuando la situación va por buen camino. Soy enfermera pediátrica, pero también ayudamos a los padres. 

Pernille: Debo decir que la cara de felicidad del niño cuando oye las palabras "puedes irte a casa". La alegría en su cara lo es todo para mí por haberles ayudado a superar una situación difícil. También, ver cómo los padres evolucionan durante el proceso. Normalmente están frustrados cuando llegan con su hijo y ver cómo crecen a lo largo del proceso.  

Johanne: Valoro mi trabajo porque estoy en contacto personal con las familias e intento que se sientan cómodas. Tengo que hacer que se sientan escuchados, y lo mejor es cuando el tratamiento funciona y el niño mejora. Me gusta ver cómo saltan y nos hacen reír a todos. 

¿Qué retos ves durante su jornada laboral?  

Christine: Deben ser los retos logísticos para coordinar y planificar el proceso de un paciente. Paso mucho tiempo contactando con la gente y esperando respuestas. También me cuesta encontrar la paz durante el día cuando necesito centrarme y concentrarme en el expediente de un paciente. A veces esto afecta a la calidad de mi trabajo.  

Camilla: Sentirme incompetente. No me gusta sentirme así. Somos el intermediario entre el médico y la familia. Somos el enlace directo, así que siempre estamos atrapados en el medio. No hacemos los cambios, los médicos sí, pero somos su persona más cercana. Es un reto, ya que sólo puedo estar ahí para las familias. 

Pernille: La incertidumbre. Podemos hacer todo tipo de cosas, pero no controlamos el tratamiento ni la evolución. Me siento frustrada cuando hemos seguido el plan y no está ayudando. Me parece un reto durante la jornada. Por lo demás, obstáculos como coordinar y planificar el plan de juego de los pacientes y hacer que éstos se sientan como en casa.

Johanne: Me parece un reto transmitir mensajes sobre que el tratamiento no ha funcionado como estaba previsto o que el paciente necesita quedarse más tiempo. Me siento incompetente. Puedo mencionar los retos logísticos, pero no poder ser útil en la recuperación es uno de los mayores retos de mi trabajo.

¿Cómo es el clima interior del hospital?   

Christine: En mi departamento, creo que el ambiente interior es bueno, pero en el hospital es horrible. La falta de luz natural, la disponibilidad para abrir las ventanas y el ruido de las alarmas, las máquinas, los carros, las conversaciones y la gente que pasa es terrible. Hay ruidos buenos y malos en la sección. Y creo que hay buenas soluciones para proteger los pacientes de esos ruidos.  

Camilla: ¡El ambiente interior es horrible! No hay posibilidad de que entre aire fresco en el interior porque las ventanas son viejas y están rotas, así que no puede circular el aire. Las condiciones de iluminación son pésimas, ya que hay demasiada luz o excesiva oscuridad, y no hay posibilidad de ajustarla.
A veces, hay mucho ruido por las alarmas, las conversaciones con los pacientes y los equipos que se mueven. Pero eso forma parte del trabajo. El ruido que más me frustra es el de las charlas entre las enfermeras. Me afecta cuando necesito concentrarme y centrarme en un paciente y prepararme.  

Pernille: Es un hospital antiguo, así que el ambiente interior no es muy bueno ni moderno. Hay ventanas , lámparas y baldosas viejas. Y eso se suma. Intentamos abrir las ventanas, pero también hay que tener en cuenta a los pacientes. Y tenemos una estricta política de higiene, así que todo tiene que estar limpio.  

Johanne: El ambiente interior es inexistente. Es un edificio antiguo con muy pocas cosas nuevas, así que estoy deseando que se inaugure el nuevo hospital al que nos mudaremos pronto. Espero que haya mejores materiales que garanticen la calidad del interior. 

¿Puedes encontrar la paz durante una jornada de trabajo? 

Christine: Me cuesta encontrar paz y tranquilidad durante el día. Hay demasiadas conversaciones, tráfico de gente, personal que va y viene con los pacientes, teléfonos, etc. Sin embargo, puedo encontrar la paz en nuestras salas de ordenadores si lo necesito.  

Camilla: La paz y el silencio están en el baño. Si necesito un momento de paz, voy allí. Durante los turnos de día, hay mucho ruido de todo tipo de cosas. En los turnos de tarde hay menos ruido porque sólo trabajamos las enfermeras, y en los turnos de noche hay silencio porque los pacientes duermen.  

Pernille: Eso pasa. Pero no muy a menudo. Es parte del trabajo estar alerta y disponible, pero me gustaría tener más espacios de silencio o un lugar al que ir para despejar la cabeza.  

Johanne: Suele ocurrir. Lo normal es que haya mucho trabajo, y siempre puedo pedir a mis compañeros que bajen la voz en nuestro despacho y en la zona de comidas si es necesario. Es parte del trabajo, pero puedo encontrar paz si es necesario.

¿Cómo te sientes cuando llegas a casa después de un turno?  

Christine: Me siento cansada. Me entrego por completo a mis pacientes y me involucro con ellos todo el tiempo, intentando comprenderlos, hacer que se sientan escuchados y cómodos. Soy consciente de que todos los inputs que experimento a lo largo del día me afectan, y cada pequeño ruido me influye y me cansa. Puedo seguir haciendo cosas después del trabajo, pero veo que mi trabajo me afecta.  

Camilla: No estoy completamente agotada, pero noto que he estado trabajando mucho. Las entradas, las charlas y las conversaciones exigen energía, y lo noto, pero diría que me estoy acostumbrando al ruido y al ambiente.  

Pernille: Depende del día. Hay días en los que estoy totalmente agobiada y quiero tomarme unos minutos para mí misma al llegar a casa si ha sido un día estresante, pero hay otros en los que estoy inspirada y motivada para estar en el trabajo.  

Johanne: Mis días varían, y la influencia que tiene sobre mí también difiere. Puedo sentirme agotada y sólo querer tumbarme en el sofá, y luego hay días en los que me siento bien, y no me siento como si hubiera estado en el trabajo. Así que depende.

Si pudieras elegir, ¿qué querría cambiar o mejorar en el hospital?

Christine: Preferiría tener más zonas "tranquilas" para concentrarme y centrarme. Espacios para recargar pilas, preferiblemente salas unipersonales que se puedan reservar y donde pueda ir a leer a fondo el expediente de mis pacientes y prepararme. También realizamos algunos cursos de formación, y eso requiere concentración para prepararse.  

Camilla: En mi lista de deseos estaría una mejor iluminación, mejores ventanas, con la posibilidad de abrirlas, y soluciones acústicas para la privacidad y una mejor acústica. Trabajamos en colaboración, así que no podemos aislarnos durante el día, pero sería estupendo disponer de mejores ambientes en los despachos para mejorar la intimidad. Además, los pacientes pueden oírse de una habitación a otra, lo que puede influir negativamente en ellos.

Pernille: Mejor luz y mejores materiales. Más espacio. Quiero mejorar nuestras zonas de descanso y los espacios de las oficinas.  

Johanne: Como ya he dicho, me gustaría tener la posibilidad de abrir las ventanas y ajustar la luz.  

¿Qué te hizo querer ser enfermera?  

Christine: El hecho de ser la primera persona que conocen el paciente y su familia. El contacto personal y que dependan de mis compañeros y de mí. Me gusta estar con la gente, y luego poder ayudarles en algunas de las peores situaciones, me aporta mucho.  

Camilla: La mezcla de la gente y el hecho de no poder quedarme quieta. Con mi función, puedo mejorar la calidad de vida de un paciente. Tengo los dedos en el pulso, cuando tengo que decidir qué hacer. Se activa algo dentro de mí para evaluar una situación y encontrar mi rol en ella para transformar una situación agitada en una tranquila.  

Pernille: Utilizar mis competencias en un entorno valioso. Tengo que leer a las personas y averiguar cuál es la mejor manera de acercarme al paciente y ayudarle a superar su crisis.  

Johanne: Decidí ser enfermera porque me gusta estar rodeada de gente. Y además es un plus que pueda ayudarles y mejorar sus vidas.

Haga que su asistencia sanitaria suene mejor 

No es posible eliminar todos los niveles de contaminación acústica que experimentamos. El entorno sanitario debería considerarse como un hogar lejano para los pacientes, y las enfermeras deberían sentirse cómodas haciendo su trabajo sin tener en cuenta cuánto molestan a los pacientes con el ruido.

El uso de soluciones acústicas para el entorno interior es una forma excelente de regular la reverberación y reducir muchos efectos secundarios adversos comúnmente asociados a la exposición a la contaminación acústica. Al gestionar los problemas de ruido con las soluciones acústicas para techos y paredes, el hospital disminuye significativamente los efectos secundarios, como los síntomas de estrés y la fatiga, y mejora el bienestar general.   

Sounds beautiful  


 

Referencias:  

(1) Hagerman, I., Rasmanis, G., Blomkvist, V., Ulrich, R., Eriksen, C. A., & Theorell, T. (2005). Influencia de la acústica de los cuidados intensivos en la calidad de la atención y el estado fisiológico de los pacientes. Revista Internacional de Cardiología, 98(2), 267–270. 

(2) Kieft, R.A., de Brouwer, B.B., Francke, A.L. et al. Cómo afectan las enfermeras y su entorno de trabajo a las experiencias de los pacientes sobre la calidad de la atención: un estudio cualitativo. BMC Health Serv Res 14, 249 (2014). https://doi.org/10.1186/1472-6963-14-249