Upcycling o Downcycling…¿existe alguna opción para un mejor reciclaje?

El reciclaje es una palabra que está en boca de todos desde hace mucho tiempo. Influye en el flujo de residuos de forma significativa. Veamos cuáles son las diferentes formas de reciclaje y cuál es su relación con la economía circular.

Tirarlo todo a la basura 

Los residuos de construcción y demolición representan más de un tercio de todos los residuos generados en la UE[1]: ¿Qué podemos hacer al respecto?  

La respuesta obvia que se nos ocurre es el reciclaje. Y aunque todos los tipos de reciclaje son ciertamente mejores que el vertido, hay algunas diferencias clave entre las distintas opciones de reciclaje. Así que, si ahora se pregunta si hay un "reciclaje mejor", la respuesta es SÍ. 

¿Son equivalentes? No lo creo  

El reciclaje es un término general para un proceso complicado que abarca subcategorías como el downcycling y el upcycling. 

Algunos de ustedes ya habrán oído hablar de términos como "downcycling" y "upcycling" y, aunque se podría decir que ambos son ejemplos de reciclaje, no todos los reciclados son iguales.  

En el mundo actual, en el que el reciclaje ha evolucionado hasta convertirse en una necesidad más que en una opción, cuando se tiene la posibilidad de añadir valor al material que se envía a reciclar, se debe considerar la posibilidad de hacerlo. Esto añade valor a la siguiente línea de productos que se lanzan al mercado y a las empresas que utilizan los residuos para crear materiales de alto valor, ya que en última instancia también puede aportarles un beneficio.  

Averigüemos por qué y cuál es la diferencia en las siguientes secciones.  

El upcycling crea valor añadido 

Upcycling o suprarreciclaje significa generalmente transformar el producto al final de su vida útil en algo de mayor valor. Puede ser, por ejemplo, transformar la madera recuperada de un suelo en un bonito mueble de madera.   

El objetivo del upcycling es evitar que materiales útiles acaben como residuos y que la empresa pueda reducir su consumo de materias primas. Esto añade un valor significativo a la empresa, ya que reduce el gasto de energía en la producción de nuevos productos y ayuda a su perfil sostenible con menores costes de producción y uso de energía. Ofrece una alternativa y reduce sus residuos medioambientales. 

Esto es muy importante en la economía actual, ya que los flujos de residuos se transforman en recursos valiosos para futuros productos. [2]  

El downcycling no conserva el valor 

El downcycling o infrarreciclaje,​ es una forma de reciclaje que convierte el material existente en una sustancia de menor valor que la original. Esto también puede deberse al hecho de que el producto no puede conservar su durabilidad y propiedades técnicas originales una vez reprocesado, por lo que el material no puede volver a entrar en el mismo ciclo. Este es el caso de muchos tipos de plásticos hoy en día. Este puede ser el caso, por ejemplo, del hormigón estrellado al final de la vida útil de un edificio, que puede ser degradado a relleno de carreteras, un producto de menor valor y complejidad que el original. El reciclaje en relleno de carreteras es una práctica habitual para otros materiales de construcción que no pueden reciclarse o reutilizarse de otro modo.  

Pero durante los últimos años la demanda de estos productos es inferior a la oferta y eso acabará enviando la mayoría de estos productos a los vertederos. 

El downcycling también puede ocurrir cuando los productos son propensos a las impurezas o se descomponen gradualmente cuando se reciclan. Este puede ser el caso de los plásticos, ya que se juntan diferentes tipos de plástico para su reciclaje sin un proceso fácil de separación de los diferentes flujos. En última instancia, el producto final de plástico reciclado puede acabar siendo de calidad inferior al original[3]. 

20191118_RW-RF_ILLUS_000414

El modelo de Upcycling de Rockfon 

En Rockfon, estamos aplicando el upcycling a escala industrial. En la producción de nuestro material principal para techos y paredes acústicas, la lana de roca, no sólo utilizamos piedras volcánicas, sino también residuos reciclados de la industria del metal. Además, reciclamos nuestros propios residuos en la producción de nuevos productos de lana de roca. Esto nos permite contribuir positivamente a una economía circular y crea un mayor valor para los materiales de desecho que, de otro modo, acabarían en los vertederos. El contenido reciclado de los productos Rockfon puede variar entre el 29% y el 64%, procedente de residuos reciclados y lana reciclada.  

El camino hacia la economía circular 

Tanto si hablamos de upcycling como de downcycling, debemos tener en cuenta que cualquier forma de reciclaje tiene como objetivo mantener los materiales en uso durante más tiempo, lo que en última instancia reduce la cantidad de residuos que se envían a los vertederos y el consumo de recursos vírgenes.

Siguiendo las 3 R de la economía circular de "Reducir - Reutilizar - Reciclar", es importante reducir la cantidad de residuos producidos eligiendo productos con una vida útil prolongada y un rendimiento duradero. Y luego reutilizar todo lo posible al final de la vida útil y, cuando esto ya no sea posible, reciclar en lugar de enviarlo a los vertederos. [4]

En Rockfon, ya incorporamos la forma de pensar de la economía circular al diseñar y fabricar nosotros mismos nuestros productos. Diseñamos soluciones duraderas que pueden ser reutilizadas o recicladas en un circuito cerrado y reciclamos materiales de desecho de otras industrias. Para obtener más información sobre nuestras soluciones duraderas y descargar la hoja informativa sobre durabilidad, haz clic aquí.