Alan Davied nos explica cómo convertirse en un Profesional Acreditado WELL (WELL AP)

13 noviembre 2020

El bienestar está en todo lo que hacemos. Alan Davies, uno de los miembros de nuestro equipo de prescripción, se convirtió en un profesional acreditado de WELL y recomienda encarecidamente obtener la acreditación.

Office building Parallel, Oslo. WELL building standard.

Edificio de oficinas con un Profesional Acreditado WELL

¿Nos puedes hablar sobre la acreditación WELL AP?

El sector del diseño y la construcción ha hecho grandes avances en hacer que los edificios sean más sostenibles al adherirse a ciertos sistemas de calificación ambiental como LEED y BREEAM. Pero dentro de esos marcos, sólo hay una pequeña sección enfocada en la salud.

Muchas investigaciones se han centrado en el impacto que tienen los edificios sobre la salud y como resultado, se ha creado el sistema de puntuación WELL para suplir esta carencia. Complementa los sistemas de calificación ambiental y proporciona un enfoque más amplio al bienestar y permite a los arquitectos y diseñadores centrar la atención en los ocupantes de los edificios dentro de su proyecto.

El COVID ha accelerado el concepto de bienestar; bienestar y sostenibilidad van a ser conceptos clave en el mundo de A&D en los próximos años.

Cuéntanos un poco más sobre el examen. ¿Qué conceptos te parecen particularmente útiles para los proyectos de techos suspendidos?

La acreditación es un examen que verifica siete conceptos diferentes: aire, iluminación, confort, mente, agua, alimentación y movimiento. Los principales conceptos relacionados con los techos suspendidos fueron: aire, iluminación, confort y mente.

Aire - se centra en la calidad del aire y la reducción de COV (compuestos orgánicos volátiles) dentro de los espacios interiores ocupados. En otras palabras, nos tenemos que asegurar de que no estamos poniendo sustancias nocivas en el edificio. Los falsos techos pueden ayudar en esta área ya que se adhieren a las normas de bajas emisiones como la Clase de emisión de material de construcción M1.

Iluminación - se centra en la calidad de luz y el deslumbramiento. Asegurarse de que está recibiendo la cantidad correcta de luz en la habitación mediante el uso de las diferentes superficies, tales como techos con un LRV de 80% o mayor, para nosotros, el punto en el que se sienta cómodo y no interrumpir innecesariamente el ritmo circadiano. Los falsos techos pueden jugar un papel importante en esta área reduciendo al mismo tiempo el coste de energía, disminuyendo el uso de la luz artificial en un espacio interior.

Confort - este concepto fue particularmente relevante para nosotros aquí en Rockfon. Como fabricantes de techos, nos centramos en la acústica que generalmente está vinculada con el concepto de confort que analiza el ruido generado internamente, la planificación acústica, los tiempos de reverberación, la atenuación de sonido, superficies de reducción de sonido y todas las áreas que tienen que ver con la gestión de sonido en un espacio.

Mente - este concepto se centra en mejorar la salud mental haciendo que los ocupantes se sientan cómodos en los espacios interiores. Los techos acústicos pueden ayudar a obtener condiciones previas y optimizaciones en la característica de la mente, ayudando a crear espacios tranquilos que fomenten la privacidad. La mente también se centra en traer el ambiente exterior hacia espacios interiores, haciéndonos mejor conectados con la naturaleza. Un ejemplo de cómo se puede hacer esto es mediante el uso de islas con forma de hojas para acentuar la naturaleza dentro de los espacios. La acústica es un aspecto que se trata en las mediciones realizadas después de ocupar el espacio requeridas para esta función particular.

¿El estudio te pareció realmente interesante y relevante?

Sí, realmente se profundizó en cómo estas características determinan la manera de diseñar los edificios. Así que para mí, con un gran interés en el bienestar y la sostenibilidad, compartir estas ideas con los prescriptores con los que colaboro fue el siguiente paso lógico. Se impartió la información y consejos específicos acerca de las condiciones previas que deben satisfacerse para que un edificio obtenga la certificación WELL. Además, se analizaron varias optimizaciones cuya incorporación puede permitir subir el nivel de la acreditación de plata a oro o a platino.

¿Qué es lo que te pareció más útil?

Lo que me resultó más útil es que me dio una amplia comprensión del entorno del edificio. También refuerza el hecho de que los techos acústicos (y paneles de pared) hacen mucho más. Además, está claro que WELL está ganando cada vez más importancia, ya que hay 63,6 millones de m2 de espacio ya certificados o a la espera de ser certificados.