order-bucket

Enseñanza

Diseñar una escuela es un reto arquitectónico considerable. Ya se trate de una construcción nueva o de una reforma, es necesario que los materiales aporten confort acústico, que sean fáciles de mantener, flexibles, adaptables y sólidos.

Construir ahora y para el futuro

Los colegios integran una gran variedad de espacios como aulas, gimnasios, comedores y despachos, cada con sus propios requisitos.  Dada la gran variedad de personas que pasan por un colegio y la disparidad de edades de sus alumnos y profesores, el diseño de una escuela puede resultar un proyecto arquitectónico complicado y exigente.

Proyectos exigentes

Ya sea de obra nueva o un edificio rehabilitado, un colegio se construye siempre como un proyecto a largo plazo y debe tener en cuenta las necesidades futuras. Los materiales de construcción deben ser fáciles de mantener, flexibles, adaptables y robustos.

Un entorno más silencioso para el aprendizaje

En los últimos años, una serie de estudios han abordado la influencia que el edificio que alberga la escuela tiene en los estudiantes, ya sea para mejorar o interferir en el proceso de aprendizaje. Se ha visto que, entre otros factores, un nivel de ruido excesivo puede influir en la salud de los estudiantes, en su forma de pensar y en su rendimiento académico en general.

Ya se utilice un método educativo clásico o en un entorno educativo más dinámico y colaborativo, resulta importante contar con unos niveles de ruido adecuados en el aula. Influye en la capacidad del profesor de impartir conocimientos y en la capacidad de los estudiantes de adquirirlos. Un estudio que investigaba cómo influía la contaminación acústica del aula en el rendimiento académico descubrió que a partir de 41 dB, el ruido empezaba a afectar negativamente en los resultados de los exámenes. Por ejemplo, un equipo de investigación francés concluyó que por cada aumento de 10 dB de contaminación acústica, los alumnos de 8-9 años obtienen 5,5 puntos menos en un examen estándar a nivel nacional.

Para mejorar el nivel de ruido en las aulas, debemos diseñar entornos educativos con productos que ayuden a absorber y controlar el sonido.

Durabilidad y seguridad

Además de proporcionar una excelente absorción acústica y amortiguar el ruido, las superficies en las escuelas deben ofrecer durabilidad. Necesitan ser capaces de resistir al trato, a veces rudo, de los alumnos, así como cumplir con requisitos relativos al comportamiento en caso de incendio para que los padres, profesores y estudiantes puedan estar tranquilos. 

Diseño y gestión

Los retos de diseño que supone la creación de un espacio educativo moderno y flexible implican que las decisiones de diseño y construcción deben tomarse pensando a largo plazo, fomentando la optimización que facilite el mantenimiento de los edificios y centrándose en los productos que resulten más favorables para ello.

Construyendo para el éxito

La comprensión de las exigencias de un edificio y de cómo el espacio influirá en sus ocupantes nos permitirá reducir o compensar cualquier efecto negativo.

Al armonizar un aula con un material duradero y con absorción acústica, estamos protegiendo a los estudiantes a través de la creación de un entorno educativo que les conducirá al éxito.

Por cada aumento de 10 dB de contaminación acústica, los alumnos de 8-9 años obtienen 5,5 puntos menos en un examen estándar a nivel nacional.

Allen, J. G, et al

Productos recomendados

Los siguientes productos son especialmente indicados para su uso en escuelas y otras instalaciones educativas.

Otras aplicaciones